Canto de los Yarumos

IMG_5205-3

EL CANTO DE LOS YARUMOS

Instalación sonora

2015

En el prado exterior de este centro, cerca de los columbarios se encuentra un árbol de Olivo sembrado por la comunidad Judía, con la motivación de recordar a las víctimas del Holocausto, y a unos 10 metros, se encuentra un árbol de Nogal sembrado por la delegación víctimas que fueron a la Habana, como símbolo de esperanza y Paz. En ambos casos se reunieron para recordar, orar, cantar y hacer silencio.

Estas dos experiencias de victimización que parten de diferentes causas, contextos y temporalidades, guardan algo en común, encontrar en el acto de la siembra un símbolo para acercar los deseos de perdón y reconciliación de las víctimas y los victimarios.

El artista Leonel Vásquez, retoma estas dos acciones de memoria para la creación de este proyecto de intervención sonora, en el que voces, cantos y paisajes sonoros que representan los deseos de quienes plantaron ambos arboles, suenan silenciosamente por medio de los cuerpos leñosos, de estos 3 árboles de Yarumo.

“En la obra trato de señalar el lugar común en estos dos actos de memoria: el del espacio verde, la tierra y los arboles, y desde allí, reivindicar la voz de la naturaleza que también ha hecho parte de ese tejido conflictivo; la naturaleza también ha sido testigo y victima. Veo cómo en estos actos, se le encarga al árbol, la creación de una marca en el lugar para llamar el pasado, pero sobre todo, veo en el árbol a sus sembradores, seres vivos en los que se despliega el potencial de supervivencia y de cambio presente.”

 

“Varias personas que han contado sus historias, luego de escuchar los arboles intervenidos se imaginan que es posible escuchar en estos a quienes se han silenciado. Siento que a la voz y al canto en los yarumos en este espacio de la memoria, les queda el trabajo difícil de representar lo irrepresentable”.

“La instalación sonora propone un medio para que la escucha se vuelva un acto, permite acercarse de manera sensible e individual a estas voces, literalmente el interesado en escuchar tiene que tocar con sus oídos el árbol, de forma que este y el cuerpo se vuelven una sola resonancia.”

 

Voz: Francia Márquez, Rafael Poso, Carmenza Gómez, Ana Cecilia Arenas, Camilo Villa, Estela Goldstein, Coro Colores Sibaté.

Investigación: Angélica Vásquez

<
>